Newsletter

El príncipe Z es un príncipe diferente. Su reino no es más grande que el tuyo y el mío, y sus vasallos y visires pueden contarse con los dedos de las manos. Su palacio no ocupa más de cien metros cuadrados, y se parece mucho a tu casa, o a la mía. Es un príncipe valiente, pero al que le dan mucho miedo las brujas y los fantasmas, como a ti y como a mí. Y los cocodrilos, por supuesto. Es valiente porque no le importa reconocer que a veces tiembla de miedo, y otras veces siente cómo un globo se infla en su garganta y le dan ganas de llorar.



PUEDES VISITARNOS EN

A Fortiori Editorial


O PERPETRAR CIENCIA INFINITA


O LEER ALGO DE TEXTO EFÍMERO


Me lo ha dicho un pajarito

Miércoles, Mayo 20, 2015


PARA MAMÁ


escrito por AF_PZ a las  2:10 || en la categoría General



Canción grabada en 2013 como regalo del día de la madre por el alumnado de 3º de EP del Colegio San Antonio de Padua de Martos.
 
LETRA DEL PRÍNCIPE ZETA


comentarios (0)


Domingo, Marzo 22, 2015


IA DEL PADRE


escrito por AF_PZ a las  19:07 || en la categoría General



MAR 17 / 2015

ESPECIAL DÍA DEL PADRE

No, cuando seas padre no comerás huevos

Un progenitor no es el que pone un espermatozoide, sino el que educa, el que ama, el que te deja cometer errores, el que decide pasar tiempo contigo en vez de trabajar horas infinitas. Aquí mi particular oda a los padres que se merecen que el 19 de marzo reciban un "Felicidades, papá


Felicidades, papá. Y llamo papá no al poseedor del espermatozoide ganador, no al hecho de tener descendencia, no al 'proveedor' del dinero, no al banco con patas o a ese que te lleva al burger y al cine cada 15 días. Llamo papá al que educa. Y es que se educa siempre, no solo en momentos concretos, se empieza a educar cuando sales del paritorio y se acaba. Porque se acaba, OJO. No hay que vivir a través de los hijos, no son una extensión nuestra, ni son nuestros, aunque vengan a través de nosotros. Mucho cuidado con confundir su felicidad con la nuestra.

Educar es amar; educar es cuidar; educar es dejar crecer asumiendo responsabilidades acordes a la edad; educar es dejarle caer aunque duela, porque cuando se levante volverá a caer pero cada vez mejor; educar esdarle un futuro porque al final eres lo que tu autoestima te deja ser.

Por eso:

  • Felicidades a los padres que ven crecer a sus hijos.
  • Felicidades a los padres que se involucran emocionalmente con sus hijos y participan en el cuidado y atención de sus necesidades afectivas.
  • Felicidades a los padres que saben que trabajar jornadas infinitas y fines de semana para que no les falte nada es una trampa (porque faltarán ellos).
  • Felicidades a los padres que no desacreditan ni ridiculizan porque saben que tu actitud les da permiso para comportarse de la misma manera.
  • Felicidades a los padres que no etiquetan y corrigen acciones, no personas.
  • Felicidades a los padres que permiten perder, cometer errores y hacen que los veas como un trampolín y no como un hoyo. La sobreproteccióngenera personas inseguras, incapaces de tomar decisiones y de enfrentar las dificultades y los contratiempos diarios.
  • Felicidades a los padres que aman y no idolatran.
  • Felicidades a los padres que son padres y no amigos por temor a no contar con su aprobación.
  • Felicidades a los padres que asumen que lo son y anteponen las necesidades de sus hijos a las de ellos (sin anularse como personas, obviamente).
  • Felicidades a los padres que transmiten amor pero no sus pensamientos/traumas/miedos.

Que el día del padre, el día de la madre, la NavidadSan Valentín, incluso los cumpleaños sean momentos de amor, confeti, purpurina, felicidad y alegría (en vez de puro y duro consumismo) depende de vosotros (nosotros). Cómo nos comportamos, qué valoramos, qué hablamos y qué callamos forman nuestro carácter, nuestro 'yo'. No es solo compartir ADN lo que te hace padrey no sé con qué material estarán fabricados los sueños ni a qué huelen las nubes y, sinceramente, no me importa. Porque lo que sí sé es que el famoso lazo de sangre está fabricado de educación, respeto y amor. Nunca en el respeto basado en el miedo y en el "cuando seas padre, comerás huevos".

Como dijo Ann Landers, "tus hijos no tendrán éxito gracias a lo que hayas hecho por ellos, sino gracias a lo que les hayas enseñado a hacer por sí mismos". Así que gracias, papá, por dejarme ser yo aceptando mis luces y mis sombras. Gracias por querer a la hija que tienes y no a la que querías al verme dormir el segundo día de hospital tras contarle a mamá que en vez de Carolina iba a ser Cristina porque te pusiste tan nervioso que solo recordabas que empezaba por C. Gracias, y mil vidas más te diré gracias, por enseñarme que amar es ser uno mismo. Te quiero, papá.




comentarios (0)


Domingo, Marzo 8, 2015


UNA CLASE CON VISTAS


escrito por AF_PZ a las  13:11 || en la categoría General



martes, 3 de marzo de 2015

De los dientes del tiburón a los nachos con guacamole

 
¿Cómo se pueden relacionar los tiburones con los aguacates? ¿O con un caramelo? En ocasiones en la clase las conversaciones derivan en otros temas muy diferentes entre sí, pero que nosotros terminamos vinculado por nuestras vivencias en el aula. Así, hablando de las hileras de dientes del tiburón nos preguntamos si a los tiburones también se les caerían los dientes, y hablando de dientes terminamos reflexionando sobre la importancia de la higiene bucal








La semana pasada llegó a clase un cartel que elaboramos en clase con un tiburón lavándose los dientes. Lo hicimos para recordar la importancia de cepillárnoslos a diario, y buscamos una palabra que rimara con tiburón. Entre todas las que dijimos, escogimos "tontorrón", y escribimos la frase que acompañaba al cartel: "No seas tontorrón y lávate los dientes como el tiburón". Así mismo, nos preguntamos si era malo o no comer caramelos, y llegamos a la conclusión de que si no comíamos demasiados y si nos lavábamos bien los dientes, no eran tan malos para nosotros. El profe David, que estará en la clase con nosotros hasta principios de mayo, nos enseñó un juego musical con el papel de un caramelo, y por supuesto para poder hacerlo tuvimos que comérnoslos.


A la vez, Guillermo Ser nos trajo un libro sobre los fondos marinos que hablaba del tiburón... ¡pero estaba en inglés! Seleccionamos el texto en el que creíamos que hablaría de los tiburones y se lo dimos a la seño Lidia para que nos lo tradujera. En él dedujimos que hablaría del "Tiburón Tigre", porque al escuchar "Tiger Shark" a muchos nos sonaban esas dos palabras. Una de las cosas que decía de esta especie de tiburón es que vivían enaguas tropicalesInvestigamos sobre lo que significaría eso y vimos que las aguas tropicales eran las de cierta zona de la tierra y se caracterizaban por un clima más templado que en otras zonas. Entonces vimos que en la tierra hay zonas en las que las temperaturas son generalmente cálidas, y otras en las que son siempre frías. Sin embargo donde nosotros vivimos la temperatura varía mucho según la época del año. "Claro profe, porque existen las estaciones".


En la clase también tenemos desde hace unas semanas unas semillas plantadas. Las de clavel germinaron rapidísimo, pero las de albahaca tardaron un poco más. Paula recordó que el día en que las plantamos leímos el paquete en el que venían y ponía "plantar en primavera". ¿Porqué habría que plantar algunas plantas en unos meses y otras en otros? Entonces lo tuvimos claro: Porque hay plantas que necesitan más calor, y otras menos, o más lluvias... Y de repente todo se volvía a unir: El efecto invernadero del que hablamos hacía unas semanas, los invernaderos para cultivar plantas fuera de temporada, las zonas tropicales en las que el clima no varía mucho, los tiburones que viven en esas aguas... Al ver las verduras y frutas de temporada que podemos encontrar a finales de febrero y principios de marzo, nos encontramos con el aguacate. Como muchos no lo conocíamos, lo probamos en la clase y, unos días después, cuando estaban algo más maduros, hicimos un rico guacamole para disfrutar con nachos. 











Contado así todo parece un lío. ¡Y realmente lo es! Pero es que en la clase vivimos excitados, compartiendo lo que sabemos, aprendiendo de los demás. Jugamos, bailamos, escribimos, rimamos, leemos, deducimos, investigamos, traducimos... Nuestro día a día se convierte en una maraña de la que es difícil separar una cosa de la otra. Porque al final, un tiburón y unos nachos con guacamole pueden estar estrechamente vinculados, y no es necesario separarlos para entender el mundo que nos rodea.

 


comentarios (0)


Domingo, Enero 19, 2014


AHORA


escrito por AF_PZ a las  0:17 || en la categoría General



Ahora
que ya maté setecientos dragones,
que corté sus cabezas y las disequé
para colgarlas en el recibidor de mi cueva
y poder exhibirlas ante mis visitas.

Ahora que he subido a la más alta montaña,
en una fría mañana de hielo,
con vientos de hasta cien kilómetros,
subiendo sin crampones por la nieve prensada y resbaladiza,
para matar allí al dragón número setecientos.

Ahora que he arriesgado mi vida bajando por la ladera,
con la enorme cabeza del dragón a mis espaldas,
de este dragón número setecientos 
que me ha desgarrado el empeine del pie derecho con su enorme colmillo.

Ahora que he sesgado ese colmillo, 
que podría colocarlo en la puerta de mi cueva, 
a modo de llamador,
para que todo el que entre sepa que maté setecientos dragones, 
y que el colmillo del último, que fue el que más me lastimó,
se exhibe como trofeo en la puerta de mi casa.

Ahora que todo terminó,
que ya no necesito matar más dragones,
que no necesito demostrarme nada,
que no necesito demostrarle nada a nadie.

Ahora que todo terminó,
ahora… que todo empieza.
He decidido descolgar todos los trofeos de la pared.
Mi cueva quedará blanca y despejada, 
Y todas las cabezas cercenadas serán quemadas junto al último colmillo.

Y ya nadie tendrá que saber que maté más dragones de los que nadie podría imaginar,
ni siquiera que maté a uno solo, 
ni siquiera que lo intenté.

Ahora que todo empieza,
yo sé que maté 
los dragones que maté
y con eso es suficiente.


comentarios (0)


Viernes, Octubre 18, 2013


SOY UN MAL PROFESOR.


escrito por AF_PZ a las  0:26 || en la categoría General



Soy un mal profesor.
Lo soy porque permito que mis alumnos expresen sus ideas por encima de las mías. Porque les dejo que se equivoquen, que cojan mal el lápiz, que se sienten en el suelo, y a veces, incluso encima de las mesas. 
Soy un mal profesor que la mayoría de las veces no les resuelve las dudas a sus alumnos, les deja que divaguen, que discutan, cuando gastaríamos menos saliva y tiempo si les dijera la respuesta. Soy un mal profesor porque no sólo no les doy la solución, sino que encima les provoco más dudas. 
Soy un profesor desaprensivo, bruto, ordinario y despiadado, porque les dejo que entiendan la vida tal y como es, sin seleccionar lo que se puede y lo que no se puede contar. Deberían ponerme dos rombos en la frente, tatuados a fuego, para advertir a los padres que en mi clase no existen cigüeñas que vengan de París ni un único modelo de familia. 
Soy un mal profesor, que no consigue domesticar a sus alumnos. Por mucho tiempo que se lleven conmigo siguen siendo insumisos, con carácter, impulsivos e inquietos. Soy un mal profesor porque trato a mis alumnos como si fueran niños. 
Soy un profesor débil, que no consigo hacer respetar mi propia figura de autoridad. Dejo que los padres me tuteen, se planteen lo que hago con los niños y me transmitan esas dudas. Hay días en que soy aún peor profesor y les permito a los padres educar a sus hijos de la forma que ellos quieran, aunque no esté del todo de acuerdo. 
Soy un profesor horrible, a veces nos llevamos horas bailando y riendo en la clase, sin tocar un libro, sin coger unas tijeras. Soy un mal profesor que no sabe tener a los niños una hora sentados y en silencio. 
Soy un profesor incapaz, inútil. No soy capaz de llevar el mismo ritmo de trabajo en los 26 alumnos. Tengo unos que leen y escriben y otros que no saben escribir su nombre. Y lo peor es que a todos les digo que esta bien lo que hacen.
Pierdo la autoridad, y a veces dejo que un niño no haga lo que están haciendo los otros, simplemente porqué esté cansado o porque le aburre.
Soy un profesor nefasto, con las prioridades mal ordenadas. 
Soy definitivamente un mal profesor, lo confieso, que encima no piensa hacer acto de contricción y mucho menos cumplir la penitencia.
Y no sólo acepto que soy un mal profesor. Encima me siento orgulloso de compartir mi labor con otros horribles, nefastos compañeros. Desde luego, la educación ya no es lo que era...


comentarios (2)



[1] 2 3 4  [siguiente]1-5 de 17


ACERCA DE


Este libro está escrito para príncipes y princesas como Z. Es decir, para quienes disfrutéis reconociéndoos entre los personajes, porque la familia de Z es una familia como otra cualquiera, con sus más y sus menos.

Pero este libro no está escrito para cocodrilos. En primer lugar porque a los cocodrilos no les interesa otra cosa que comer y dormir, y en segundo lugar, porque los cocodrilos no saben leer.

Así que si un día te encuentras en el parque a un cocodrilo sentado en un banco y leyendo este libro, no te dejes engañar: ¡¡¡Corre!!!





ETIQUETAS




POSTS RECIENTES



Para mamá


Ia del padre


Una clase con vistas


AHORA


Soy un mal profesor.




ARCHIVO



Mayo 2015


Marzo 2015


Enero 2014


Octubre 2013


Septiembre 2013


Enero 2012


Mayo 2011


Marzo 2011


Enero 2011


Diciembre 2010





CATEGORÍAS



General (17)



admin*